Dos menores mueren en Portoviejo luego de que su padre les inyectara sedantes

Carlos C.C. de 28 años habría inyectado sedantes a sus dos hijos, quienes no resistieron  los medicamentos y fallecieron luego de tres horas. Posteriormente, el autor del hecho intentó quitarse la vida.

Esto ocurrió cerca de las 12:30 de este jueves, en una vivienda de la urbanización Santa Bárbara, en la avenida Manabí y Manuel Palomeque. Según testigos, Carlos C.C. había ido a recoger a sus hijos a la escuela más temprano del horario de salida. Luego habría suministrado varias sustancias farmacológicas a Thiago C. y Carlos C., de 3 y 6 años respectivamente. Así lo confirmó Andrés González, agente del subcircuito Portoviejo 2.

“El padre de los menores les dio diferentes tipos de medicamentos a través de inyecciones durante el lapso de 3 horas. Se les hizo el respectivo RCP, pero no se obtuvo ningún resultado positivo”, dijo González, quien relató que los menores llegaron al hospital del IESS de Portoviejo a causa de una intoxicación y  que luego fallecieron alrededor de las 16:00.

El padre de los menores intentó suicidarse, pero sobrevivió y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del mismo hospital.

La policía continúa indagando sobre los motivos que llevaron a Carlos C.C. a tomar esta fatal decisión, pero Geovanni Ponce, comandante de la subzona 4 de Policía, adelantó que podría tratarse de problemas de pareja. 

Eder Cedeño, director médico del IESS de Portoviejo, dijo que no tenían el detalle exacto sobre los sedantes que C.C. había utilizado con los menores. “Parece que fue propofol, un anestésico con un efecto muy profundo”, añadió Cedeño.

Ana Pilay, tía política de la madre de las víctimas, afirmó que ella y el esposo trabajaban como enfermeros. 

Los cuerpos de los menores fueron conducidos al centro forense de Manta, en medio del llanto de los familiares, quiénes se negaban a creer en lo sucedido.